historias

A puertas cerradas

En la Argentina, vivir en un country es una experiencia cercana a poder controlar con certeza exacta la mayor parte de los aspectos que componen el hábitat en el que se vive: los metros cuadrados de cada ambiente, la proporción de terreno verde circundando la casa, el largo del pasto, la composición social del vecindario, la movilidad de los hijos. Se conjuran los peligros y cada uno de los riesgos azarosos inherentes a pertenecer a un estrato social privilegiado parece poder ser encerrado y dejado afuera de ese microcosmos diseñado a medida. 

Surgidos a partir de un decreto-ley de la última dictadura militar que fomentó su establecimiento, los countries conocieron su primer apogeo durante la neoliberal década de los '90. En palabras de la socióloga Maristella Svampa, en ese momento el virtual desmantelamiento del Estado y la seguridad social provocaron un fenómeno palpable de segregación en distintos niveles: mientras las clases populares conocieron un período de profundización de su situación de marginalidad y se multiplicaron los asentamientos precarios y las villas miseria, en paralelo, las clases medias y medias altas se refugiaron en su capacidad de gestionar privadamente la salud, la educación y la seguridad de sus familias, eligiendo como contexto de existencia los barrios cerrados o countries. 

La historia de esta familia es similar a la de las casi 290.000 personas que eligen vivir hoy en forma permanente en alguno de los 700 barrios cerrados del conurbano bonaerense argentino. Su historia es un relato que narra la construcción de una frontera porosa, la que circunda este microcosmos que necesita tender lazos con ese otro mundo, el de los miles de trabajadores y trabajadoras que hacen posible su mantenimiento.

La familia  (Horacio, su mujer Silvina y sus hijos Mercedes, Horacito y Titi) vive en el country San Jorge en la provincia de Buenos Aires desde hace 18 años. Antes vivían en el centro, pero decidieron mudarse cuando los robaron. "Los ladrones nos dieron una gran solución a nuestra vida" ironiza Silvina. "El country es un lugar tranquilo donde no solo encontré seguridad sino también amigos, vida al aire libre y un colegio para mis hijos que es como una gran familia". Su marido, Horacio es propietario de una agencia inmobiliaria en Miami y de un viñedo al oeste de Argentina, en Mendoza.

En el San Jorge, viven hoy en día 300 familias. Silvina recuerda con cierta nostalgia los primeros años en los cuales habían menos vecinos y se podía compartir momentos entre todos. Desde entonces, el country situado en la localidad de Los Polvorines se llenó de familias de ejecutivos extranjeros, de terratenientes pero también de artistas, actores que intentan tener una vida tranquila lejos de la multitud.

Eva trabaja para la familia desde hace 17 años. Su hermana Liliana llego hace 13. Las dos son paraguayas. Vieron a los niños de la familia crecer y a la mas chica, Mercedes, la consideran "como a una hija postiza". Fátima llegó hace dos años. Vive en un cuartito a lado de la cocina y sale los sábados. Las tres cocinan, limpian y gestionan diariamente las necesidades de la familia.

PON0393688.jpg

Fundado en 1988, el country San Jorge Village fue construido sobre las tierras la familia Alzaga, una de las familias más importante de la aristocracia Argentina. El barrio se encuentra a 30 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires en la jurisdicción de Malvinas Argentinas.... (+)

PON0393688.jpg
CAO0393696.jpg

La familia B. fue una de las primeras en instalarse en el San Jorge Village.

CAO0393696.jpg
CAO0393695.jpg

Horacio y Silvina en su cama matrimonial. Llevan 24 años casados y tiene tres hijos.

CAO0393695.jpg
PON0393689.jpg

Mercedes juega con con su prima que vino de visitas.

PON0393689.jpg
CAO0393698.jpg

Liliana era la que oficiaba de Cama-adentro antes de tener su propia familia. Ahora la remplazo Fatima que también es de Paraguay.... (+)

CAO0393698.jpg
CAO0393697.jpg

Mercedes abre su auto para regresar a su hogar después de un día en el colegio Bilingüe de Saint George North, también ubicado dentro del barrio privado.

CAO0393697.jpg
BARM0393683.jpg

Titi (lleva el mismo nombre que su madre, Silvina) y Lili, una de las empleadas, comparten momentos de relax. Titi Nació en el San Jorge Village y la une con Liliana una relación construida desde el nacimiento.

BARM0393683.jpg
MOG0393702.jpg

Horacito, 21 ans (lleva el mismo nombre que su padre y que su abuelo), sale con sus amigos por el Rio de La Plata.

MOG0393702.jpg
MOG0393703.jpg

Horacito hace ski-nautico, su deporte favorito, en el delta del Rio de La Plata

MOG0393703.jpg
PON0393690.jpg

Horacio, padre de familia se toma un descanso en el jardín de la casa.

PON0393690.jpg
MOG0393704.jpg

Graciela, una de las cuatro empleadas retira el desayuno.

MOG0393704.jpg
PON0393691.jpg

Peluqueros, pedicuras, profesores particulares… Servicios a domicilios para los habitantes del country.

PON0393691.jpg
BARM0393682.jpg

Alumnas del colegio Saint Georges North, observan la ceremonia de fin de año un piso más bajo.

BARM0393682.jpg
BARM0393684.jpg

Titi y Horacio en el living de la casa.

BARM0393684.jpg
CAO0393699.jpg

Fatima limpia el baño personal de la habitación de la pareja.

CAO0393699.jpg
CAO0393700.jpg

Silvina maquilla a su madre en la preparación de su cumpleaños.

CAO0393700.jpg
BARM0393685.jpg

Titi se prepara para la fiesta de cumpleaños de su abuela.

BARM0393685.jpg
MOG0393705.jpg

Una empleada preparando la cena para el cumpleaño de la abuela.

MOG0393705.jpg
VOG0393708.jpg

Titi y Mercedes se preparan para la fiesta de cumpleaños de su abuela.

VOG0393708.jpg
MOG0393706.jpg

Las empleadas de la familia llevan al departamento de la familia en Recoleta todo lo necesario para preparar la cena y recibir los invitados para el cumpleaños de la madre de Silivina.

MOG0393706.jpg
CAO0393701.jpg

Silvina ayuda a preparar la cena con su empleadas para avanzar en el cumpleaños de su madre.

CAO0393701.jpg
BARM0393686.jpg

Invitados de la fiesta de cumpleaños de la madre de Silvina.

BARM0393686.jpg
VOG0393709.jpg

Silvina con su madre, su hermana, su padre y su hija.

VOG0393709.jpg
PON0393692.jpg

Una domestica sale a pasear los peros por el barrio.

PON0393692.jpg
PON0393694.jpg

Titi observa un alambrado dentro del country. Viene a veces con su hermano a jugar aquí como lo hacían de niños.

PON0393694.jpg
BARM0393687.jpg

Ceremonia de fin de curso en el colegio San George North, ubicado dentro del countrie.

BARM0393687.jpg
PON0393693.jpg

Horacio, jefe de familia regresa con su hija. El Barrio es protegido por seguridad privada.

PON0393693.jpg
MOG0393707.jpg

Vista desde el molino del barrio San Jorge.

MOG0393707.jpg